Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy martes

Alineando mi visión con la de Dios
"Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos" (Números 13:30).
En el capítulo 13 del libro de números, se encuentra la historia de los doce espías que Moisés envía a reconocer la tierra de Canaán, la tierra prometida por Dios al pueblo de Israel. Estos doce espías tenían la misión de hacer un reconocimiento exhaustivo de la tierra antes de entrar a poseerla. Por un periodo de cuarenta días, ellos recolectaron información de inteligencia que les serviría para ir a la conquista.
Sin embargo, cuando ellos regresan, diez de los espías dan un reporte negativo, pero ante todo se amedrentaron por los gigantes que allí habitaban. Y sólo dos de los espías dieron un parte afirmativo y no se dejaron amedrentar, creyeron que podían conquistar la tierra sin inconvenientes.
De este texto podemos aprender dos cosas:
(1) Cuando Dios hace una promesa, yo debo entender que Él tiene todo el poder para cumplirla (Lucas 18:27). Ese fue el caso de los diez espías, no creyeron en la Palabra de Dios y su incredulidad los llevó a dar tal reporte. Negaron el poder de Dios para hacer cualquier cosa, ya habían olvidado las proezas que había hecho cuando los sacó de Egipto: las plagas, un mar dividido en dos, el maná, la columna de fuego en el desierto.
(2) Por encima de los que mis ojos vean, las promesas de Dios siempre tendrán cumplimiento, pues es Él no es hombre para mentir (Número 23:19). No es lo que vean mis ojos, no es mi visión, sino alinear mi visión con la de Dios para no dejarme amedrentar por la circunstancias. Caleb y Josué sabían (a) quién era su Dios, (b) las cosas que había hecho, y (c) sabían que para Dios no era imposible entregarles esa tierra. Jehová Dios ya les había prometido esa tierra hacía más de quinientos años a Abraham, a Isaac y a Jacob (Israel), sólo había que creer en la promesa.
No creer la palabra de Dios es sinónimo de desobediencia y esta trae consigo maldición. Y en Números 14:36, la Palabra relata cómo estos espías mueren a causa de su incredulidad. Sin embrago, creer es sinónimo de obediencia y esta trae consigo bendición. Caleb y Josué sí creyeron en la promesa y como resultado de creer, alcanzaron no solamente a ver la tierra prometido, sino también a conquistarla. ¿Qué cosas has dejado de alcanzar en tu vida porque no creíste la palabra de Dios? ¿Acaso ya has olvidado de dónde Dios te sacó? ¿Ya olvidaste todo lo que hizo por ti? No dejes de alcanzar las bendiciones sólo porque no has alineado tu visión con la Suya. No te dejes amedrentar por lo que veas, donde estás hoy no es a donde vas a allegar con Él. Hoy es día de creer y de alinear la visión de Dios con la tuya para poder alcanzar Sus bendiciones. Cree, solamente cree.
Deseo que tengas un día súper bendecido y que el favor y la gracia de Jehová te persigan a donde quiera que vayas. Comparte este mensaje con otros, sé de bendición.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…