Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy sábado:

"Y respondió Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos" (Génesis 22: 8).
En el capítulo 22 del libro de Génesis, Dios ordena a Abraham que sacrifique a su único, a quien él ama, así es como Dios reconocía y veía a Isaac. Creo que para cualquier padre, incluyéndome a mí, si nos pidieran que sacrificáramos a un hijo, de seguro no estaríamos frente a una posición cómoda. Por el contrario, sería una posición tremendamente difícil.
Sin embargo, podemos aprender de Abraham y de esta situación en particular dos aspectos bien claves: uno, su obediencia incondicional hacia Dios y, dos, la fe que tenía en Él. Estos dos aspectos me llevan a concluir lo siguiente: NUNCA HABRÁ UNA OBEDIENCIA INCONDICIONAL HACIA DIOS SI NO EXISTE UNA FE QUE LA PRODUZCA, porque si Abraham no hubiera creído en esa palabra profética de que Dios se proveería de un cordero, él jamás habría llegado al extremos de sacrificar a Isaac.
Pero veamos lo que podemos aprender de esos dos aspectos. Del primero, cabe destacar que Abraham nunca titubeó ni cuestionó ninguna de la órdenes que Dios le dio. Cuando le pidió salir de Ur, de la parentela de su padre, lo hizo sin cuestionamientos, y ahora que le pedía sacrificar a su único, al cual amaba, él estaba dispuesto a hacerlo. Así debe ser el carácter del creyente, obediente a la voz de Dios sin cuestionamientos ni razones.
El segundo aspecto tiene que ver con la confianza, con la fe, con el creer a Jehová Dios. A Abraham se le dieron muchas promesas, pero hubo una en especial, la cual guarda una estrecha conexión con este pasaje: y haré de ti una nación grande (Génesis 12: 2). ¿Cómo, pues, Dios lograría esta promesa sin un hijo heredero, con el cual se confirmaría aquel pacto? Es por ello que Abraham siempre tuvo la convicción, hasta el último momento, de que Dios se proveería de cordero para el holocausto e Isaac no moriría ese día. Qué tremendo, ¿no? Había en Abraham una fuerte convicción de aquí así sería, y no dudó ni por un instante, y es que la fe de Abraham era tan grande que cuando Dios le prometió un hijo, su heredero, éste le creyó, aun sabiendo que ya era viejo, y le fue contado por justicia (Génesis 15: 6).
Deseo que tengas un bendecido fin de semana, no olvides compartir. Sé de bendición a alguien más.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…