Ir al contenido principal

Dejando mi zona de comodidad

Muchas veces nos encontramos en situaciones o circunstancias de las cuales no queremos salir porque estamos cómodos. Mirar fuera de ese contexto nos aterra por el temor a lo desconocido, al riesgo, al fracaso. Así por ejemplo, muchos de nosotros no queremos salir del hotel papi y mami, otros no quieren dejar esos empleos que tantos dolores de cabeza les han producido, otros más no quieren salir de relaciones sentimentales que no aportan nada a sus vidas. Y en fin, la lista puede ser mucho más larga, pero hoy Jehová hablará tremendamente a tu vida con este devocional. El Señor quiere sacarte de tu zona de comodidad porque desea bendecirte y mostrarte cosas maravillosas que sólo Él puede hacer.

La Palabra de hoy se encuentra en:
Génesis 12: 1-2
"Pero Jehová había dicho a Abram: vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás de bendición".


Hay tres aspectos que podemos aprender de esta cita en el día de hoy:
Uno, la obediencia. Abram escucha la voz del mismo Dios que le dice que saliera de su parentela, la cual en este caso representa la zona de comodidad. Y le dice que vaya a la tierra que Él le iba a mostrar. Abram escuchó la voz de Dios y le creyó, como resultado, salió de allí. Abram fue obediente y ser obediente tiene que ver con hacer las cosas en el acto, sin cuestionar. ¿Cuál es esa zona de la cual te quiere sacar Dios? Solamente tú y Él tienen la respuesta a esta pregunta, pero te aseguro que si eres obediente y le crees al Señor, serás bendecido y prosperado como Abram. La Palabra nos enseña en los capítulos subsiguientes que Abram fue riquísimo en ganado, plata y oro (Génesis 13: 2). ¿Crees que contigo pueda pasar lo mismo sólo por ser obediente a Dios?.

El segundo aspecto tiene que ver con la fe, ¿pero cómo viene la fe? La misma Biblia nos enseña que la fe viene por el oir, y el oir por la Palabra de Dios (Romanos 10: 17). Ciertamente, Abram escuchó la Palabra del Dios Altísimo y la creyó, la atesoró en su corazón y, estoy más que seguro que, no dudó que Dios iba hacer todo cuanto le prometió. Por eso, ambos puntos son importantes, porque con fe hay obediencia para cumplir los pedidos que Dios nos haga. En ese momento, Abram tenía sus sentidos espirituales abiertos para ver lo que Dios quería porque ir a una tierra desértica, probablemente sin ningún habitante es algo descabellado, ¿cierto? Y, ¿qué es la fe? En Hechos 11: 1 la Biblia nos enseña esa definición: la fe es la certeza de que lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Abram tuvo por cierto que esa tierra iba a ser suya, aun cuando no la veía.

Y por último, el compromiso. Abram de seguro hizo todas las cosas necesarias para llegar al punto que debía si quería ver lo que Dios tenía para él, ¿verdad? Salió de su zona de comodidad, se fue para esa tierra, e hizo las demás que Dios le pidió. Eso es compromiso, pero un compromiso verdadero. Cuando estamos comprometidos, hacemos todo lo humanamente posible y un poco más para alcanzar metas. En este punto debemos ser valientes y esforzados para no rendirnos ni dejarnos vencer por el enemigo, ya que él no desea que seas bendecido, él quiere verte destruído, fracasado.

Dios hoy desea sacarte de esa zona de comodidad en la cual te encuentras porque Su propósito es bendecirte grandemente, y quizá tengas miedo, pero Él te dice no temas. Sólo créele y será hecho. Ten fe, comienza a abrir tus sentidos espirituales para que por fe veas lo que los demás no pueden ver. Recuerda que es importante que te comprometas con el Señor para que esa obediencia tenga su recompensa al final. Te invito a que salgas de tu zona de comodidad y emepieces a confiar y a creer en lo que Dios te está diciendo, no olvides que la fe viene por el oir la Palabra de Dios.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…

Y te alcanzarán las bendiciones

A los seres humanos nos encantan las recetas, y no precisamente las de cocina, aunque para algunos sí. Cuando me refiero a recetas, me refiero a esa "fórmula mágica" para alcanzar algo. Por ejemplo: Hay personas que me preguntan cuál es el secreto para aprender rápido una segunda lengua, yo les contesto que toma tiempo, no es tan fácil como parece. Pero en el plano espiritual me han preguntado cuál es el secreto para una unción de poder, y les digo la obediencia y la oración. Es decir, sí hay fórmulas, pero no mágicas, que te ayudarán a conseguir tus objetivos. Alguna vez te haz preguntado ¿qué debo hacer para que vengan sobre mi vida todas las bendiciones que Jehová Dios decretó para mí?. Te haz preguntado ¿sí existe una receta o fórmula para alcanzarlas? ¿Si es cierto que las bendiciones de Jehová Dios me perseguirán?. Ante estas preguntas, veamos lo que la Palabra de Dios dice: "Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por …