Ir al contenido principal

Hoy muero a lo terrenal

Por experiencia sé que hay cosas que nos cuesta dejar a un lado para caminar con Jesús. Cosas de nuestra vida pasada que nos retrasan en la carrera para ser formados espiritualmente y hacer la obra del Padre en la tierra. Cuando empecé firmemente en el Señor, conservaba toda clase de música secular en mi computador y, de vez en cuando escuchaba estos temas, las cuales producían en mí toda clase de emociones, traían toda clase de recuerdos a mi memoria, pero pensaba que no dañaban mi comunión con Dios y sí lo hacían. Después de casi un año supe que esta clase de música me hacía ir en contra de cosas espirituales. Hasta que dije no más y la borré de mi computador y me metí de lleno a escuchar solamente canciones de artistas consagrados a una vida recta delante de los ojos del Señor. Después de tantas cosas, pude discernir en mi Espíritu que la música era retraso para mi vida espiritual.

También tengo el testimonio de mi amada esposa, claro está, a ella le tomó mucho menos tiempo decidirlo. Pero cuando empezamos nuestra relación de noviazgo, ella había tomado toda su música secular y la destruyó. Y empezó a caminar firmemente y a ser obediente y el Señor ha visto su fidelidad y la ha bendecido sobremanera, restituyéndole lo que el enemigo le había robado en el pasado. Dios, pues, le entregó mucho más de lo que antes tenía y por su testimonio logré entender que así como a ella, Dios igualmente me daría, y contigo también lo podrá hacer, pero debemos caminar en fidelidad y en obediencia, sacrificándonos y morir a lo terrenal que hay en cada uno de nosotros.

Sé que aún en tu vida debe haber cosas terrenales que retrasan el plan y el propósito para el cual Dios te llamó. Debes discernir espiritualmente aquellas cosas que te distraen en el camino para cortarlas de una vez y, te puedo asegurar que, cuando decidas acabar con ellas sentirás un gozo y una paz espiritual sobrenatural, ¿sabes por qué? Porque viene de lo alto, proviene del Padre Celestial.

La Palabra de hoy se encuentra en:
Colosenses 3: 5 - 6
5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;  6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia.

La Biblia es clara y a través de ella Dios nos exhorta a abandonar las cosas que nos atan. Sólo Dios y tú conocen cuáles son aquellas cosas terrenales de las que debes desprenderte para crecer espiritualmente. La palabra da unos cuantos ejemplos, pero como cristianos debemos tener el poder para analizar nuestra propia situación y empezar a erradicarlas de nuestras vidas. En un principio no será fácil, pero como dice Marcos Witt en su canción, pídele al Señor que te haga un radical. Así como mi esposa, a quien admiro muchísimo, ella fue radical y ese mismo ejemplo fue el que yo seguí y me dije que si ella pudo yo también podía lograrlo. Hoy en autoridad te digo: tú también lo puedes hacer, nunca olvides todo lo puedo en Cristo que me fortalece (Filipenses 4:13).

Cuando continúas atado a lo terrenal estás impidiendo que cosas espirituales lleguen a tu vida. Retrasas bendiciones, dejas puertas abiertas, las cuales el enemigo aprovecha para hacer de las suyas. ¿Qué puerta estás dejando abierta? ¿Es acaso tu mal temperamento? ¿Es acaso la lascivia? ¿O la pornografía? ¿Las vulgaridades? ¿Tu relación con tu novio(a)? ¿Tu trabajo? ¿La música? Es hora de morir a lo terrenal y empezar a gozar de la nueva vida que en Cristo Jesús tenemos. Renuncia a lo terrenal y dile sí a lo espiritual y a todo lo que Dios desea darte. Debes ser obediente y fiel, y si en algún momento te desanimas, empieza a orar, pues la Biblia nos enseña que debemos orar sin cesar (Tesalonicenses 5: 17).

Sé que esta Palabra logró un efecto en tu vida y es porque había un propósito de parte de Dios para que leyeras este mensaje en el día de hoy. Dios te está hablando, no te está confrontando. Él sólo desea lo mejor para sus hijos, hay muchas bendiciones en canje esperando a que te decidas a ser un radical y a morir a aquello que aún te ata a este mundo. No olvido que tú eres un victorioso, si yo y mi esposa pudimos, tú también podrás. En mi caso, ella me inspiró y su determinación fue el testimonio que necesitaba para tomar esa decisión de decir: hoy muero a lo terrenal. 

Amado, no te sientas mal, pues eso es lo que el enemigo desea, Dios no te está confrontando, solamente te está recordando que hay una(s) piedricita(s) en tu zapato que debes quitar para caminar mejor con Él.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…