Ir al contenido principal

¿Qué clase de tierra eres?

La palabra para compartir hoy se encuentra en: 
Mateo 13: 1-9
"Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar. Y se le juntó mucha: y entrando Él en la barca, se sentó, y toda la gente estaba en la playa. Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino y vinieron las aves y la comieron. Parte cayó en los pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raiz, se secó. Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. El que tiene oídos para oir, oiga".


Cuando Jesús enseñaba, lo hacía a través de parábolas. Una parábola es un relato corto de la vida diaria que Jesús usaba para describir el Reino de Dios a las personas cuyos corazones estaban dispuestos a recibir La Palabra, pero quienes no tenían sus corazones dispuestos, simplemente no entendían los misterios del Reino. Con esta parábola, el Señor Jesús quería mostrar la manera cómo el evangelio iba a ser recibido en el mundo. Por eso, se habla de 4 zonas en las que caen las semillas. Expliquemos cada una de ellas:

1. La semilla que cayó junto al camino: habla de aquellos que oyen La Palabra y no la entienden, luego viene el maligno y arrebata lo que fue sembrado.

2. La semilla que cayó junto a los pedregales: son aquellos que  oyen La Palabra y la reciben con gozo, pero no tienen raíz en sí, sino que es de corta duración y al venir la aflicción o la persecución por causa de La Palabra, tropiezan.

3. La semilla que cayó en los espinos: son aquellos que oyen La Palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan La Palabra y ésta se hace infructuosa.

4. Y por último, la semilla que cayó en buena tierra: son aquellos que oyen la palabra y la entienden, y dan frutos.

Así Jesús describe la manera cómo será recibido el evangelio en el mundo, pero si detallas, te darás cuenta que el maligno estará allí para robarte la semilla que Dios plantará en tu corazón, pues lo que él desea es robarte la bendición para que te alejes de tu Padre Celestial. En esta parábola se aprendemos tres grandes verdades:

1. La conversión y el dar frutos: si alguien escucha La Palabra de Dios y ésta hace eco en su vida, habrá un cambio, una conversión y ésta persona dará frutos.
2. La segunda gran verdad se refiere a la manera cómo será recibido en el mundo, que es el relato de esta parábola,
3. Y por último, nos identifica quiénes son los enemigos de La Palabra: satanás, los afanes del mundo, las riquezas y los placeres.

En este día te pregunto ¿qué clase de tierra eres?, pues Dios desea sembrar en buena tierra contigo para te conviertas y des frutos porque el objetivo final, como dice el Señor Jesús es ir y hacer discípulos a todas las naciones.

Dios nunca te abandonará pues Él siempre será fiel, no dejes que Su Palabra sea robada de tu corazón cuando las pruebas aparezcan en tu vida, recuerda lo que la Palabra de Dios dice en Romanos Dios te dice: Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas le ayudan a bien. Dios quiere que estés en comunión constante con Él, ¿qué clase de tierras eres?.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…