Ir al contenido principal

Me levanto en victoria

En ocasiones tratamos de inventar excusas tratando de responder por qué no buscamos de Dios. Y tenemos amigos que, insistentemente, intentan "vendernos" la idea de que existe un Dios Todopoderoso quien envió a Su único hijo a morir en la cruz por el perdón de nuestros pecados para darnos vida eterna y ésto sencillamente no funciona. La verdad es que nos cuesta buscar de Dios, excepto en aquellas situaciones donde realmente llegamos a tocar fondo y la única salida se llama el evangelio. Es decir, vivimos en un letargo espiritual crónico y no queremos saber nada de Dios, ni estamos interesados en ir a la iglesia para congregarnos, sólo nos interesa pasarla bien con los amigos, la rumba, el aquí y ahora.

Otra situación diferente la viven aquellas personas a quienes Dios les ha hablado e intentan volverse los sordos del paseo. Saben que la voz de su pastor les habla directamente e intentan desviarse por otros caminos y se esconden en los lugares más recónditos, esperando no ser hallados. Pero cuando Dios llama no hay poder que impida ese llamado, tarde que temprano vendrás a sus pies y harás Su voluntad que, entre otras cosas, es buena, agradable y perfecta (Romanos 12: 2).

La Palabra de hoy se encuentra en:
San Juan 5: 6-8
6 Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo ¿quieres ser sano?  7 Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo.  8 Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho y anda.


En la situación en la que se encontraba el paralítico de Bethesda, es la misma en la que se encuentran muchas personas en estos días. Su letargo espiritual les ha impedido aproximarse hacia donde está el río de Dios (Ezequiel 47: 9). Están a la espera de que un milagro les traiga sanidad a sus vidas, están a la espera de que algo o alguien haga algo por ellos, pero siempre hay otros más rápidos que se les adelantan y pierden la oportunidad de sumergirse en estas aguas que son salutíferas, que traen sanidad a todo. 

Hay varios puntos que deseo, a través del Espíritu, compartir con todos ustedes en este día: uno, Dios es el único que conoce nuestros corazones, intenciones, sentimientos, pensamientos, etc. Es por ello, que al ver nuestra condición, es Él quien ve cuánto tiempo ha pasado y, nosotros por otro lado, seguimos en esa misma condición, sin embargo, Dios se acerca a nosotros y nos pregunta si queremos ser sanos, y a lo mejor te preguntarás de qué voy a ser sano, la respuesta es sencilla amigo(a): de los resentimientos, de los deseos de venganza, de la amargura, de los temores, del rencor, en fin de muchas cosas que a través del tiempo han dañado tu corazón y lo vuelven un corazón de piedra, pero Dios desea cambiarlo y darte uno de carne.

Dos, el paralítico le dio a Jesús dos excusas: no tengo quien me meta y la gente baja más rápido que yo. ¿Qué excusas estás inventándote para retrasar el plan que Dios ya ideó para ti? Las excusas evitan recibir lo que Dios planeó para ti. Muchas veces en medio de las excusas creemos que nos hacemos un bien, que engañamos a Dios, pero realmente nos estamos engañando a nosotros mismos. La búsqueda de Dios empieza hoy, en este preciso momento, no por la tarde, ni mañana, ni el domingo en la iglesia. Si ya has escuchado la voz de tu pastor quien insistentemente te ha estado llamando, entonces ¿qué esperas para tomar una determinación y seguirle? No esperes tanto tiempo como lo hizo el paralítico de Bethesda quien llevaba mucho tiempo así (San Juan 5: 6). Esto también nos sugiere que terminamos acostumbrándonos a ese letargo, nos acostumbramos a la situación (Romanos 12: 2), nos volvemos víctimas de nuestra propia situación cuando en nuestras manos está el poder de cambiarlo todo a través de una decisión.

Tres, al ver la condición en la que te encuentras hoy, probablemente derrotado, cansado, fastidiado, maltratado, ultrajado, decepcionado, el Cristo que venció la muerte en la cruz te hace una  clara invitación: ¡Levántate!. Hoy debes tomar la determinación de levantarte en victoria, así como Él se levantó de entre los muertos, recuerda que eres hecho a Su imagen y semejanza (Génesis 1: 27), igual tú también puedes lograr cosas maravillosas, puedes entrar solo al río de Dios y ser sano de aquellas malas cosas que recibiste del mundo, Cristo te acepta sin importar tu condición, más adelante Él mismo se encargará de hacerte un hombre nuevo, con un corazón nuevo y con una mentalidad nueva, una mentalidad de Reino.

Deseo que hagas esta corta oración para terminar:
Señor, gracias te doy en este día porque sé que Tú me hablas y lo has hecho desde hace ya mucho tiempo. Te has dado cuenta de mi situación y has visto el letargo espiritual al que yo mismo me he sometido. Te pido perdón por haberme negado a escuchar tu voz y seguir tus pasos, pero hoy me levanto en victoria como tu hijo amado Jesús para que seas Tú quien me sane de todo lo malo que hay en mi corazón, hazme un hombre/mujer nuevo(a), cambia mi corazón de piedra y dame uno nuevo de carne para que sea como el corazón que Tú deseas que tenga. De ahora en adelante tomaré mi lecho andaré como lo hizo el paralítico porque Tú me lo has pedido. Gracias Señor por ser tan bondadoso y misericordioso, en el nombre de Jesús, amén.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…