Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy domingo

Mi responsabilidad frente a La Gran Comisión

Todos los creyentes conocemos acerca de lo que es La Gran Comisión, pero al ver el poco crecimiento que tienen las iglesias actualmente, me pregunto si los creyentes saben, a ciencia cierta, cuáles son sus responsabilidades frente a esta tarea, que entre otras cosas no es sólo responsabilidad de pastores, sino también de todos nosotros. Pero, al interior de las congregaciones se ve a creyentes muy cómodos, con pocos deseos de compartir el evangelio.
La responsabilidad de la iglesia, como cuerpo de Cristo, está en salir de las cuatro paredes y cumplir La Gran Comisión. De nada nos serviría ser salvos y no compartir el mensaje de salvación a otras personas, lo cual me recuerda la parábola de los talentos (Mateo 25: 14-30), pues algo debemos hacer con eso que nos ha sido entregado y no creo que nos haya sido entregado solamente para enterrarlo.
Veamos, pues, qué dice la Palabra de Dios y cuáles son las responsabilidades que tenemos frente a La Gran Comisión:
"Por tanto id, y haced discípulos a todas las naciones. bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado, y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén" (Mateo 28:19-20).
1. ID = la forma del imperativo se usa en español para dar una orden, y esta lo es. Estamos llamados a salir de la iglesia para evangelizar, para compartir el mensaje de salvación. La segunda venida de Cristo no se cumplirá hasta tanto no se haya compartido este evangelio con todas las criaturas, esa es una señal de que pronto Él vendrá por Su iglesia.
2. HACED DISCÍPULOS = otro imperativo más, lo cual significa otra orden más. No sólo tenemos la responsabilidad de de ir y predicar, sino también la de hacer discípulos tal cual Él lo hizo. Pero para hacer discípulos, primero debo prepararme y aprender acerca de la Palabra de Dios y ¿cómo lo hago? Josué 1:8 tiene la clave, "nunca se apartará de tu boca este libro de la ley (la Biblia), sino que de día y de noche meditarás en él para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito". Aquí está la clave, de día y de noche debes meditar en él para guardar todo lo que dice.
3. BAUTIZÁNDOLOS = el bautismo es un mandato con el que debe cumplir todo creyente y hay muchos que están dentro de las iglesias y aún lo piensan para bautizarse. El bautismo es un paso de obediencia, Cristo lo cumplió para enseñarnos, Ud. también debe cumplir con él, ¿qué más está esperando para bautizarse?
4. ENSEÑANDOLES A GUARDAR LOS MANDATOS = esta última responsabilidad es bien clave, pues en torno a ella es que la iglesia crece y se reproduce. Si yo me formo, puedo igualmente formar a otros, es decir enseñar a otros lo que he aprendido ya. Pero inicialmente, debo entender que guardar significa poner por obra, así entonces, debo poner por obra la palabra de Dios en mi vida. Todos tenemos esa responsabilidad, como creyentes, de aprender para enseñar a otros y eso implica un tremendo compromiso, no con el pastor, ni con el liderazgo de la iglesia, sino con Dios Padre.
Hebreos 5:12-14 habla acerca de la responsabilidad de ser maestros y de consumir alimentos sólidos y no tomar leche como niños, pues estamos llamados a madurar espiritualmente para ejercitar nuestros sentidos y discernir entre el bien y el mal. Y a esto estamos llamados todos. Medite sobre esto último, lea el texto original.
Para finalizar, Mateo 13: 31-32, el Señor Jesús habla acerca de la semilla de mostaza y dice, "a la verdad es la semilla más pequeña, pero cuando ha crecido, es la mayor... y se hace árbol". En algún momento Ud. también fue una semilla de mostaza, o un niño, espiritualmente hablando. Pero ha llegado el momento que, como creyente, Ud. debe desarrollarse y crecer, y hacerse árbol, pero ¿qué clase de árbol? Uno que dé buenos frutos, frutos para el Reino de los Cielos.
No dejen de congregarse como algunos tiene por costumbre (Hebreos 10:25 RVR1960), asiste a tu iglesia local y comparte con tus hermanos. Dios te bendiga poderosamente y no olvides compartir el mensaje con otros, sé de gran bendición.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…