Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy miércoles

Haciéndose la vista gorda

Viendo una vez un programa de reportajes en TV, tocaron el tema de los limosneros. Y curiosamente, mostraron a uno que "aparentemente" no podía caminar, pero luego es confrontado por el equipo investigativo de aquel programa y resulta que el que era paralítico es una persona normal, sin ninguna limitación. Era limosnero de profesión, es decir ese era la forma cómo obtenía sus ingresos día a día.
Y hemos visto tantos casos que, a veces, nos preguntamos hasta dónde llegará esta situación y si debiéramos continuar tendiendo la mano a estas personas. Sin importar lo que veamos en TV o en la calle, no debemos permitir que estas cosas dañen nuestro corazón, endureciéndolo de tal manera que nos volvamos insensibles a lo que vemos y no hagamos nada al respecto. Pero, ¿qué dice la Biblia en cuanto a este tema se refiere? Veamos:
"Porque no faltarán menesterosos en medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: abrirás tu mano a tu hermano, al pobre y al menesteroso en tu tierra" (Deuteronomio 15:11).
Independientemente de lo que pensemos, Jehová Dios nos está diciendo que siempre habrá menesterosos, es una constante con la que debemos lidiar día a día, y ¿cuál es nuestra responsabilidad frente a esta situación? ABRIR NUESTRA MANO, es decir debemos ayudarles. Pero con tantas cosas que se han visto en TV, con tantos fraudes y demás, más bien es más fácil hacerse la vista gorda e ignorarlos, ¿no es así?. Pues NO. La misma Palabra nos enseña que, "el que sabe hacer lo bueno y no lo hace, le es pecado" (Santiago 4:17), entonces sabiendo qué debemos hacer, tomamos la decisión incorrecta, la que va en contra de lo que Dios nos pide que hagamos.
Sin importar la condición, lo que se haya visto o lo que los medios de comunicación digan, el creyente, ante todo, debe ABRIR LA MANO AL NECESITADO, es un mandamiento, hay que cumplirlo. Muchas veces cuando comparto la Palabra, le digo a la gente que lo que está escrito no es negociable, y tampoco es para cumplirlo un día sí y un día no; simplemente se cumple y listo. Igual sucede en este caso. Hacerlo es principio de obediencia, y la obediencia trae consigo mucha bendición. Dice la Palabra en Proverbios 19:17 que,"a Jehová presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar", qué tremendo esto. ¿Deseas recibir esta bendición? Pon la Palabra por obra, sé obediente.
Abrir nuestra mano no solamente se aplica para el menesteroso, también para el hermano y para el pobre. Muchas veces sabemos la condición por la que atraviesa un hermano, ya sea de sangre o en Cristo Jesús, y ¿cuál es nuestra reacción? Hacernos la vista gorda. Esta reacción siempre será más fácil, pero va en contra de lo que Dios nos manda. Debemos romper con este tipo de comportamiento e, independientemente de la situación o de la persona, como creyentes tenemos la responsabilidad de tender la mano a quien necesite de nosotros. La ley se hizo para dos cosas: (1) cumplirla y (2) ponerla por obra. Es tiempo de abrir tu mano a quien necesita de ti.
Dios te bendiga sobreabundantemente. No olvides compartir este mensaje con otras personas. Sé de bendición.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…