Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy miércoles

Yo temo a Jehová, ¿y tú?

La Biblia nos enseña que el principio de toda sabiduría es el temor de Jehová (Proverbios 1:7). Y muchas veces divagamos en este verso tratando de entender lo que quiere decir. Sin embargo, sólo cuando empezamos a guardar la ley y caminamos conforme Dios desea que lo hagamos, es cuando nos damos cuenta del real significado de este pequeño versículo. El temor de Jehová no significa pensar en todo momento que Él nos va a castigar o permitirá que cosas malas nos sucedan, no, eso no es temor de Jehová. Mi temor de Jehová es fallarle en algo, hacer cosas que a Él no le agraden, vivir una vida desenfrenada, defraudarle con mis actuaciones, etc, ese es mi temor de Jehová.
¿Has sentido alguna vez como si Dios no te escuchara? Cuando esos momentos lleguen a tu vida es hora de preguntarte qué es lo que estás haciendo para que tus oraciones no tengan respuestas.
Veamos lo que dice La Palabra en el día de hoy:
"Cercano está Jehová a todos los que le invocan, a todos los que le invocan de veras. Cumplirá el deseo de los que le temen; oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará (Salmos 145:18-19 - RVR1969).
La Biblia nos enseña que Dios está cerca de todos los que le invocan, es decir Él nos escucha a todos. No escoge a quién escuchar y a quién no, ¿verdad? Pero le presta especial atención a quienes le invocan y le buscan de veras. Esto quiere decir los que lo hacen de corazón. Por esa razón, cuando le pediste algo de corazón te lo dio, si estaba dentro de Su voluntad. Pero luego de un tiempo, cuando le volviste a buscar porque deseabas que te concediera algo más, la misma fórmula no te funcionó y te alejaste. Pero ¿en qué fallaste? ¿Por qué no te escuchó? Quizá una buena razón fue que te alejaste y perdiste ese temor que antes tenías, y llegaste a pensar que sin Él también podías alcanzar tus metas. Esa actitud tal vez hizo que Dios no inclinara su oído para atender tus peticiones.
Hay dos cosas que debemos aprender de este versículo:
Uno, Dios cumple el deseo de aquellos que le temen. Si en ti no hay temor de Jehová, lo más probable es que no te conceda las peticiones peticiones de tu corazón y por eso pides, pides y nada pasa. Así pues, revalúa tu comunión con Dios procurando restablecer aquello que se había perdido.
Dos, Dios oirá el clamor de ellos (o sea tú y yo) y los salvará. Esto quiere decir que nos librará de nuestros enemigos, mas no quiere decir que quedamos exentos de pruebas.
Quizá habías sentido que Dios no te escuchaba y llegaste a sentirte muy solo, y abandonado. Pero revaluando tus acciones llegaste a la conclusión de que te apartaste de Dios y nada te importó, perdiste el temor a Jehová.
Es tiempo de restablecer esa comunión que hizo que la mano de Dios actuara a tu favor. Hoy es tiempo de volver a entender que el principio de toda sabiduría es el temor de Jehová.
Dios te bendiga sobreabundantemente. Sé de bendición y no olvides compartir.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…