Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy martes

No os afanéis

Afán, afán... El arma predilecta del enemigo contra el creyente. ¿Por qué al enemigo le gusta tanto que el creyente se afane? ¿Qué sucede cuando me afano y desenfoco mi mirada de las cosas del Reino de los Cielos? Hoy aprenderemos acerca del afán y cómo este arma del diablo no nos permite alcanzar las bendiciones que ya Dios tiene preparadas para ti y para mí.
Cuando el pueblo de Israel iba a salir de Egipto, Moisés visitó a faraón para decirle que dejara ir al pueblo para celebrarle fiesta a Jehová en el desierto (Éxodo 5:1). ¿Cuál fue la respuesta de faraón ante este pedido? Incrementó la servidumbre del pueblo de Israel para que no fueran a ningún desierto a celebrarle fiesta a Dios (Éxodo 5:9). Con más trabajo de lo normal, el pueblo ya no podía pensar en ninguna cosa excepto en culpar a Moisés y a su hermano, Aarón, de esta desgracia. El diablo usó el afán para distraer al pueblo de su verdadero propósito.
Veamos qué nos dice la Palabra respecto al afán:
"No os afanéis, pues, diciendo: ¿qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?" (Mateo 6:31 - RVR1969).
En Mateo 6:25-34 podemos encontrar la enseñanza del Señor Jesús acerca del afán. Y curiosamente empieza diciendo en el verso 25, "por tanto os digo: no os afanéis". Luego en el 31, una vez más nos da la misma orden: no os afanéis. Pero, ¿por qué el enemigo desea verte afanado? Sencillo, porque (1) desea que te distraigas en cosas terrenales, (2) porque le quitamos la potestad a Dios de tener el control de todas las cosas y (3) porque un creyente afanado deja de creerle a Dios.
El principal síntoma de una persona afanada es su falta de intimidad con Dios y, por ende, su fe empieza a menguar. Dice la Palabra que, "por sus frutos los conoceréis" (Mateo 7:20), y es que una persona afanada se conoce a simple vista, porque su rostro lo dice todo y cuando habla, de eso que hay en su corazón habla. Si su fe ha menguado es porque ha dejado de oir Palabra de Dios.
¿Qué sucede cuando me afano y desenfoco mi mirada de las cosas del Reino? (1) Me desconecto de las cosas del Padre y me conecto con mi propia realidad e intento darle solución a mis problemas, (2) no le permito a Jehová Dios tener el control de mi vida, (3) creo tener la solución o respuesta a mis problemas. Entonces, ¿dónde queda "Yo te sustentaré con la diestra de mi justicia (Isaías 41:10)? Esa es una buena pregunta... El afán hace que el creyente olvide todas las promesas que Dios le ha hecho en su vida, alejándole de lo que realmente importa: buscar primeramente del Reino de Dios (Mateo 6:33). Es por ello que el afán es un arma de distracción que debemos evitar y desterrar de nuestras vidas.
Si te encuentras afanado, lo mejor que puedes en este día es buscar primeramente del Reino de Dios y su justicia (Mateo 6:33), pues Él sabe de qué cosas tenemos necesidad tú y yo, y antes de que se lo hagamos saber en oración, ya Él conoce todas nuestras necesidades. Basta con buscarle primero a Él para ver solución a tus necesidades y tus problemas. Así lograrás desterrar el afán de tu vida y volverte a lo esencial: conectarte con el Padre.
Dios te guarde y te bendiga poderosamente. LIKE si te ha gustado este mensaje. SHARE para compartir con otros, sé de bendición.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿Continuarás siendo fiel?

¿Sabías que los seres humanos somos muy particulares? Mientras estamos bien nos olvidamos que existe un Padre de bendición, y recurrimos a Él solo cuando las cosas van mal, Mas cuando todo, "aparentemente", vuelve a estar bien, nos a apartamos para seguir viviendo desordenadamente y haciendo lo malo, es decir vivir una vida desagradable delante los ojos de Dios. Aún así, Dios es fiel y misericordioso, pues independientemente de cómo te portes, Su gracia nos permite seguir disfrutando de las bendiciones. ¿Será que nosotros también podemos ser fieles en las malas, así como en las buenas?. Mira lo que la Palabra nos enseña hoy:  "En mi angustia invoqué a Jehová, y clamé a mi Dios; Él oyó mi voz desde su templo, y mi clamor llegó a sus oídos (2 de Samuel 22:7 RVR1960). Esta es una promesa para ti en este día, Jehová Dios nos escucha siempre, nuestros clamores no son en vano. Esta porción de laBiblia nos enseña que, tenemos la seguridad que Dios escucha. Aquí la diferencia e…

Lo que te hace falta

¿Cuál es la primera reacción del ser humano al notar que algo le falta y no tiene los medios para suplir sus necesidades? DESESPERACIÓN. Y estando bajo este estado emocional es imposible razonar o pensar lógicamente. La verdad es que, cuando nos desesperamos olvidamos que tenemos un Dios Todopoderoso para el que nada es imposible (Lucas 1:47 RVR1960). Es muy fácil que, mientras atravesamos por momentos de escasez, pensar que la solución a nuestros problemas la encontramos en el plano natural, por lo que acudimos al amigo, al hermano, y no es que esté mal, no, pero ¿por qué no acudir a tu Padre celestial? De seguro hallarás una mejor respuesta de Su parte. Mira lo que la Palabra de Dios nos enseña cuando pasemos por momentos de escasez y no veamos respuesta para suplir nuestras necesidades: "Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús" (Filipenses 4:19 RVR1960). Tu confianza no la puedes depositar en lo natural, en aquello que…