Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy martes

No os afanéis

Afán, afán... El arma predilecta del enemigo contra el creyente. ¿Por qué al enemigo le gusta tanto que el creyente se afane? ¿Qué sucede cuando me afano y desenfoco mi mirada de las cosas del Reino de los Cielos? Hoy aprenderemos acerca del afán y cómo este arma del diablo no nos permite alcanzar las bendiciones que ya Dios tiene preparadas para ti y para mí.
Cuando el pueblo de Israel iba a salir de Egipto, Moisés visitó a faraón para decirle que dejara ir al pueblo para celebrarle fiesta a Jehová en el desierto (Éxodo 5:1). ¿Cuál fue la respuesta de faraón ante este pedido? Incrementó la servidumbre del pueblo de Israel para que no fueran a ningún desierto a celebrarle fiesta a Dios (Éxodo 5:9). Con más trabajo de lo normal, el pueblo ya no podía pensar en ninguna cosa excepto en culpar a Moisés y a su hermano, Aarón, de esta desgracia. El diablo usó el afán para distraer al pueblo de su verdadero propósito.
Veamos qué nos dice la Palabra respecto al afán:
"No os afanéis, pues, diciendo: ¿qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?" (Mateo 6:31 - RVR1969).
En Mateo 6:25-34 podemos encontrar la enseñanza del Señor Jesús acerca del afán. Y curiosamente empieza diciendo en el verso 25, "por tanto os digo: no os afanéis". Luego en el 31, una vez más nos da la misma orden: no os afanéis. Pero, ¿por qué el enemigo desea verte afanado? Sencillo, porque (1) desea que te distraigas en cosas terrenales, (2) porque le quitamos la potestad a Dios de tener el control de todas las cosas y (3) porque un creyente afanado deja de creerle a Dios.
El principal síntoma de una persona afanada es su falta de intimidad con Dios y, por ende, su fe empieza a menguar. Dice la Palabra que, "por sus frutos los conoceréis" (Mateo 7:20), y es que una persona afanada se conoce a simple vista, porque su rostro lo dice todo y cuando habla, de eso que hay en su corazón habla. Si su fe ha menguado es porque ha dejado de oir Palabra de Dios.
¿Qué sucede cuando me afano y desenfoco mi mirada de las cosas del Reino? (1) Me desconecto de las cosas del Padre y me conecto con mi propia realidad e intento darle solución a mis problemas, (2) no le permito a Jehová Dios tener el control de mi vida, (3) creo tener la solución o respuesta a mis problemas. Entonces, ¿dónde queda "Yo te sustentaré con la diestra de mi justicia (Isaías 41:10)? Esa es una buena pregunta... El afán hace que el creyente olvide todas las promesas que Dios le ha hecho en su vida, alejándole de lo que realmente importa: buscar primeramente del Reino de Dios (Mateo 6:33). Es por ello que el afán es un arma de distracción que debemos evitar y desterrar de nuestras vidas.
Si te encuentras afanado, lo mejor que puedes en este día es buscar primeramente del Reino de Dios y su justicia (Mateo 6:33), pues Él sabe de qué cosas tenemos necesidad tú y yo, y antes de que se lo hagamos saber en oración, ya Él conoce todas nuestras necesidades. Basta con buscarle primero a Él para ver solución a tus necesidades y tus problemas. Así lograrás desterrar el afán de tu vida y volverte a lo esencial: conectarte con el Padre.
Dios te guarde y te bendiga poderosamente. LIKE si te ha gustado este mensaje. SHARE para compartir con otros, sé de bendición.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…