Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy viernes

Buscar a Dios

No entiendo a veces por qué es tan difícil buscar a Dios. Hace un par de meses atrás, atravesé por una etapa difícil en mi vida espiritual. Y no porque haya sufrido la perdida de un ser querido, NO. Sino que permití que los afanes de la vida y las obligaciones laborales nublaran mi pensamiento y, como consecuencia, dejé de buscar a Dios. Y enseguida, empecé a debilitarme y, de repente, PUM ya estaba desanimado. Como resultado de todo esto, nos cuesta más trabajo levantarnos a orar por la mañana, nos da flojera leer la Biblia, ya no queremos intimar con Dios, en fin, dejamos de hacer todas las cosas que alimentan nuestra espíritu y, que por ende, fortalecen nuestra comunión con Él y es cuando viene la apatía espiritual.
Hoy deseo compartirles acerca de esta situación porque es muy fácil caer presa de ella, es muy fácil abrir puertas y permitirle al enemigo entrar y destruir todo lo bello que Dios ha hecho en ti. Te invito a que te levantes y no descuides tu relación con Dios, cuando sientas que eso está pasando, sacúdete, vence la carne haciendo el bien. No olvides que, la carne siempre estará en oposición a lo que el espíritu quiere hacer. O sea, que cuando andamos en la ley de la carne, es cuando no queremos orar, leer la Biblia ni intimar con Dios. Estas son señales que no debemos dejar pasar por alto. Por el contrario, son señales que nos indican que nuestra vida espiritual está mermando, y que nos estamos enfriando.
Y ¿qué nos enseña La Palabra de Dios al respecto?
"Pero así dice Jehová a la casa de Israel: buscadme y viviréis" (Amós 5:4).
Una de las primeras cosas que empezamos a experimentar cuando nuestra relación con Dios se debilita es que empezamos a "morir lentamente". Ese es el funesto resultado de esa situación. Pero no me estoy refiriendo a la muerte física, sino a la espiritual. Si estás observando conductas como las anteriormente mencionadas, PONTE PILAS porque el enemigo anda como león rugiente buscando a quien devorar (1 Pedro 5:8) y ese alguien puedes ser tú en este día si continúas descuidando tu comunión con Dios y alimentando más tu carne. No permitas que las circunstancias de la vida te debiliten.
Dios dice que debemos buscarle para así poder vivir. Y es que sin Él, estamos muertos en vida, ¿no es así? Buscar a Dios implica lo siguiente:
(1) Hacer todas esas cosas que garantizan que nuestra comunión se fortalezca cada día más.
(2) Es prenda de garantía para salvar nuestra alma y vivir eternamente a su lado en el Reino de los Cielos.
(3) Es estar vivos, ya que la misma Palabra nos dice que cuando estábamos sin Él, estábamos muertos en nuestros pecados. Levántate ya, alza tu cabeza, eres un hijo de Dios, no olvides cuál es tu identidad, que tu ciudadanía está en el Reino de los Cielos.
Este mensaje es para exhortar a aquellas personas que hoy se encuentran débiles en la fe para que no den lugar al diablo, porque no debemos abrir puertas que con Cristo pudimos cerrar un día.
Te invito a avivar el fuego del Espíritu Santo de Dios que habita en ti, busca leña todos los días (ora, lee la Biblia) para que esa llama no se apague, sino que, por el contrario, siempre esté avivada. Es hora de volver a empezar y buscar a Dios de todo corazón para que culmine la obra que un día empezó contigo.
Dios te bendiga y no te desanimes, sigue adelante. Eres un vencedor, no un vencido. LIKE si te ha gustado el mensaje. No olvides compartirlo con otros, sé de bendición.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…